Yo no estoy de gira,¿Y tu?

IMG_3412-LR

Me preguntaban en medio de una conversación el otro día, Pedro, ¿tú a qué aspiras en estos tiempos que corren?. Estaba hablando con otro amigo músico y comentábamos acerca de como está el trabajo, de que la música va para abajo y el iva va para arriba, etc, etc. Era una especie de disco rallado, ¿qué estás haciendo?, ¿tienes gira a la vista?… Son preguntas que casi todas se responden con un monosílabo: No.
Pero bueno, qué nos pasa que la palabra más usada es NO y que nuestra manera de pensar se ha llenado de un montón de frases desesperanzadoras tipo: ¡No sé que vamos a hacer!, ¡No nos quedan muchas salidas!, ¡No puedo hacer nada excepto marcharme! Lo que sea pero con un NO delante. Y esa negatividad es la que no nos deja ver la realidad de otra forma, con otro matiz, desde otra perspectiva.

Seguíamos la charla y aparecían comentarios de amigos que no tienen trabajo, que no tienen futuro, que no tienen recursos para tirar para adelante ( todo No) y nos dábamos un deprimente recorrido por la sección ” Vidas Hundidas”. Luego, ya para animarnos un poco, empezamos a hablar de la gente que tiene trabajo.¡ Por fin algo bueno! :
-“¿Sabes quién está girando este año?,¿ Sabes quién está haciendo tal programa en la TV?…
¿Y yo, a qué aspiro?( pensaba) ¿ A tocar en un programa de TV? ¿A girar con el pelotazo de turno? ¿A cobrar sueldos más bajos que cuando empecé en el 91? ¿A tener que dar las gracias a alguien por darme la oportunidad de poder  trabajar? ¿A seguir la bola en un mercado que se muere y no sabe reciclarse?. ¿A qué puede aspirar una persona como yo que en su sueño no figura ganarse el pan como único fin?
Y mi amigo seguía hablándome de los afortunados que trabajaban este año y yo los veía como los premiados con la muñeca chochona en una feria ( qué Dios me perdone). Pero en la mirada de mi amigo todavía quedaba tristeza, no era suficiente. Algunos privilegiados tenían trabajo y quedaba la amargura de: ¿ y nosotros?,¿ Por qué no tenemos?.
.
Es cierto que la gente que tiene giras están super felices. Los veo en el Facebook como anuncian cada bolo, cada ciudad que pisan, cada comida en un restaurante de carretera. ¡Es una fiesta! Todas las fatigas que supone girar; viajes, sueño, cansancio… No tienen importancia porque se está trabajando. Luego, cualquier grabación, cualquier evento aparece en el Facebook como una noticia esperanzadora y piensas: ¡¡hay gente que sí trabaja!!. Y a continuación viene el pensamiento, ¡Uf! Pues yo no tengo nada… Y pasan los días, los meses y no suena el teléfono, tampoco estás en ningún grupo de versiones (ahora se llaman “tributos” ) y los clubs tienen otros músicos que remplazaron a las generaciones anteriores. No estás Perico, me digo a mi mismo, y yo me miro y me “re que te miro” y veo al mismo personaje de cuando llegué a Madrid. Entonces no estaba y ahora me estoy dando cuenta que estoy desapareciendo o ¿quizás no?.
– ¿A qué aspiras?- Me preguntó mi amigo.
– A ser feliz- Me salió del alma. Ni lo pensé- A ser feliz, de igual manera que cuando decidí ser músico. ¿Algún problema?
– Sí, que si no tienes trabajo te va a costar un poco ¿no?- Me dijo mi amigo.¡Tenía razón!
– Pero, respondí, el trabajo viene de fuera o también lo puedes provocar tú. Y en eso si que no me vas a decir que no tengo razón. Si alguien en un mercado decide prescindir de un producto es porque no es necesario o porque ha sido sustituido por otros, pero yo puedo seguir generando proyectos que creen expectativas y cambiar el sentido de lo que llamamos trabajo. Si yo quiero hacer algo concreto, pues lo creo, creo el medio y lo muevo.
Mi amigo me decía: -¡¡Eso es muy complicado, Pedro!!., Ahora es muy difícil hacer un proyecto y tirar de él. Necesitas ganar dinero, invertir…-¡Maldita sea, todo en negativo!. Lo malo es que cuando no tienes más que proyectos, sueños, ideas, cualquier comentario te tira para abajo y te manda al carajo.

Nos despedimos y me fui pensando en mi decisión de ser feliz. ¿Qué es ser feliz?. Para la gente sabia de verdad ser feliz, o lo que más se acerca a la idea de felicidad, es ser tú mismo, sin miedo, tal cual eres, y así te muestras y así te proyectas. No hacer nada en lo que no creas. No vivir como no necesitas vivir. Si eso incluye replantearte tu trabajo, cambiar de país, de profesión, de pareja.¡adelante!. Estamos llenos de miedos y cada vez tenemos más miedos. Miedo al que dirán, miedo a verte desahuciado, miedo a que la economía se parta en dos y te quedes sin nada, a estar enfermo, miedo, miedo y más miedo… Y mientras la vida sigue  tú no cambias por miedo.

Pero hay una cosa en la que creo y que por mi experiencia sé que no suele fallar: Nada que sientas como verdadero dentro de ti es imposible. Esa es la única lucha y el auténtico esfuerzo: sacarlo y darle forma, hacerlo real, hacerlo visible. Y al final comprobar que se puede, aunque no se parezca a lo que soñaste, aunque salga y luego sea pequeñito, insignificante, humilde, modesto pero que sientas que eso, lo que has conseguido, eres tú: ¡Qué felicidad!
Llevo sin trabajar 8 meses , me refiero a ganar dinero por tocar. Eso sí, he grabado para amigos música que yo llamo “libre”, he trabajado moviendo mi grupo, Sweet Wasabi, he creado dos proyectos baterísticos que voy a poner en marcha… Tengo a mi lado gente que me ayuda, tengo una familia. Actividad tengo, pero…¿Qué necesito para ser feliz?.

¿Dinero?, dinero necesitamos todos, pero también es cierto que no necesito tanto dinero para vivir como a mi me gusta, aunque si hay una cosa que necesito para poder cambiar, para realizar lo que se mueve en mis sueños, para conseguir dar forma a lo que siento como verdadero, para todo eso lo que más necesito es creer en mí, tener confianza en lo que proyecto y no cesar porque “el laburo” esté muy mal, o  el iva siga subiendo y el trabajo siga bajando. Hay un valor que se llama autoestima que debe ser estable, pero debe estar en su nivel óptimo, ni más ni menos. Si no, ¿para qué vivir? y ya que debes vivir, ¿por qué no aprender del arte de vivir?, sí ese en el que sólo te puede guiar tu instinto.
Por mi parte, haga lo que haga al menos intentaré no convertirme cada vez en más asno y no olvidarme de aprender de ese arte vivir y por qué no; vivir del arte.

Yo no estoy de gira,¿ Y tú?

Saludos

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest

¡QUE BUENO ES SER GRANDE Y QUE GRANDE ES SER BUENO!

verano

Este verano, igual que en el 2009, descansé de giras. Es un verano de no vacaciones, de no playa, o casi nada. Es la vida del autónomo, no trabajas, pues entonces, ya que no tienes paro, puedes disfrutar de unas vacaciones no pagadas.

 Lo cierto es que no había estado más activo en toda mi vida. El último proyecto de Sweet Wasabi tiene que salir al exterior pero tiene que salir como mandan las últimas tendencias de marketing, el famoso “community management”. En realidad, antes una compañía te ponía todo en marcha. El músico grababa, se metía en su música y se olvidaba del mundo, hasta de los royalties. Ahora debes aprender y hacer de todo y eso es lo que estoy haciendo con Laura, mi socia. Aparece gente que nos ayuda y seguimos adelante.

Desde que acabamos de mezclar el disco hemos estado ideando cosas que necesitábamos idear para posicionarnos en internet. Hemos hecho, vídeos, el making of, unas camisetas, muy chulas por cierto, con el título de una canción, la primera que saldrá. Poco a poco, en un verano caluroso  que no te deja dormir bien en esas noches madrileñas tan largas. Sin playa, sin brisa,  en el centro de Madrid. Asfalto con olor a pis, turistas, “chonis” de fin de semana y mucha gente en las puertas de las empresas fumando.(Me pregunto a veces si les pagan por trabajar o por fumar).

 Pero bueno, a lo que íbamos, verano, Madrid, noches de mal dormir con sueños que se entrelazan con la realidad y no sabes donde se encuentra lo real y lo ficticio.

Esta noche pasada me acostaba pensando sobre lo difícil que es creer en ti, sacar fuerzas para luchar en un proyecto que no tiene ningún respaldo, que nadie te da un duro por él y que cualquiera te diría” pero ¿a dónde vas con la que está cayendo?”. 

Pues sí,  Laura y yo, cada día, en medio de este tórrido verano madrileño soñamos y soñamos y cada vez aparecen nuevos personajes para sumar y sumar… Es difícil creer en ti mismo, pero si sumas parece que es más fácil, si sumas y compartes tu sueño parece que se vaya a realizar, parece que empiezas a sentir que se puede…

Y hablando de sueños, me desperté en medio de un sueño y seguía escuchando una voz clara que me decía:” Escribe esta frase anda, no es más que una frase llena de confianza, como si te miraras al espejo y la repitieras para ti, para subirte la moral:

¡Qué bueno es ser grande y qué grande es ser bueno!.

Ahí queda eso, pero, ¿ Grande?,¿En qué sentido?, ¿ser grande como ser humano?, ¿ ser un “puto crack” en lo que haces?, ¿ estar fuerte y cachas ?, ¿Y bueno…?,¿ bueno de qué?,  ¿de buena persona?,¿ de buen cocinillas? ¿de buen músico?…

 No importa, soy un hombre de palabra, prometí escribirlo y lo he hecho. Lo he repetido esta mañana y me siento más optimista. ¿Será la frase o será que estoy feliz de compartir unas vacaciones forzadas, sin playa, junto a mi gente?.

Por si acaso lo repetiré mañana.

Saludos!!

 
Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest

1 2