VA DE GIRA: Volar, pero seguro ( parte2)

54559_1223412515

( 2ª parte)

Vuelo Iberia 6346
asiento 7H ( 4: 31 hora de Madrid)

Y volamos por segunda última vez el día previsto a la hora prevista. El primer vuelo salió de Guatemala y en la facturación se sentía descontrol. No aparecíamos como pasajeros. Vino alguien de Iberia para controlar el aparente desastre. Mara no tenía billete  y “el hombre de Ibería” le dió un billete en primera.” Siiii- dije-,se lo merece”. Mara, la chica del grupo, la más sincera, la que viene de frente, la que es motivo de burlas porque no se entera y parece que todo le sale del coñ… Mi Marita viajará en primera, ¡¡bien!!. Y el resto seguíamos con una ligera sensación de inseguridad:¿ Saldrá todo bien?.
El primer vuelo se hizó. Yo tenía el mismo asiento que Jose Luis, pero al final me senté en otro vacío y encima al lado de una chica guapa.
Llegamos por los pelos para cambiar de vuelo en Panama. Había, sobretodo, familias con niños de nuestro vuelo perdido y nosotros. En la puerta de embarque se respiraba caos. Teníamos que confirmar cada billete con el pasaporte.  Todos estábamos nerviosos porque nosotros no figurábamos en el pasaje.  Los más avispados ya habían entrado. Quedábamos pocos por entrar. Jose Luis iba delante de mi y le asignaron un asiento. Me tocó a mí y me preguntaron: ” Usted va en Bussines, no? .( Mierda, no quiero mentir). “No” – le dije. Se marcha y me deja con la mosca. El de atrás casi me insultaba por no haber mentido.Quizás  le tenía que haber dicho que sí- pensé. Vuelve la mulata y le digo: Mira, no voy en Bussines, es verdad, pero, ¿por qué no me pones al lado de mi amiga Mara Barros que sí que va?, asiento 4. Me mira. sonríe y me da una tarjeta de embarque: 7 H.
Guau! No me lo podía creer, por segunda vez viajaba en primera por el morro. Una descarga me recorrió el espinazo. Y pensé: ¿ por qué?. ¿Otra sorpresa?…

Hace ya bastantes años hice una gira por sudamérica con Ketama. Fue un desastre. Tanto, que la compañía contrató a un hombre que viajaba con un maletín lleno de dólares para poder solucionar cada marrón, cada problema, untando a la gente. Nuestro último bolo fue en Mexico DF y desde allí volábamos a Madrid. Todos los gitanícos estaban locos por volver, comer un potage, abrazar a la familia, etc.  Como todos, pero ellos más. Llegamos al aeropuerto y había overbooking. No podíamos viajar, únicamente los Ketama y algún músico, dos concretamente. Las gitanas lloraban y nosotros lo hacíamos, pero en silencio. Hicieron un sorteo y,¿ a quién le tocó?, a mí y a Juan Alegría ( técnico). Todos nos envidiaban y yo le hubiera cedido mi sitio a cualquiera, pero Laura estaba embarazada de Saúl y quería darle una sorpresa.
Así fue.  En esa época no habían móviles. Llegue a Madrid y llamé desde la cabina de abajo de casa de mi suegra: ” Laura no hemos podido viajar llegaré mañana…”. Colgué y agarré el ascensor. Toqué el timbre y me abrió Laura super embarazada,¡ ¡Qué sorpresón y qué alegría!. ¡ Me encantó!.

Y ahora, después de estar a punto de no viajar, una empleada de Iberia en Panamá me da un billete de primera clase. Orgulloso,sorprendido y contento vi que también estaba, además de Mara, Jaime Asua y Fran, técnico de Backline. Eramos una especie de “Rat pack perdedor” y hoy afortunado.  Estoy feliz, pero no puedo evitar pensar en el resto y lo distinto que fue el viaje desde Madrid comparado con este de regreso.
¡ Qué maravilla!. Es genial este mundo:  Azafatas y azafatos educados, serviciales, con una sonrisa inmensa, con una mirada que más que complacer parecen entender hasta tus más profundas fustraciones. Un deseo, una orden, una molestia por tu parte es una misión importante que resolver. Delicadeza, comprensión, bondad… Qué diferente de la clase turista y su tripulación preguntando aquello de: ¿ Pasta o carne?… Aquí no,  aquí son otras “bajezas”: ¿ Desea vino el señor?,¿ prefiere Prothos, Somontano, Chardonnay?, ¿ le apetece consomé?,  ¿Solomillo, Corvina, bola de helado bañada en chocolate?. Ya sé que si no, no compensa la pasta que vale, pero: ¿ No estaría mejor que la clase turista mejorara y la primera clase bajara su tarifa, y que todos pudiéramos viajar mejor.?. Vale, es cojonudo,  me ha tocado la lotería y no quiero ser desagradecido, pero, ¡qué puta desigualdad la que nos toca vivir!. ¡¡Qué demasiado ricos y que demasiado pobres somos, carajo!!.
No es necesario, no necesito probar tres vinos, ni que me sirvan mayordomos, es un vuelo. Que sea cómodo, una comida rica, que se pueda dormir y que sea asequible, dentro de un orden. Ya, es imposible, no es así como funciona esto y no me entero. Pero, ¿ cómo vamos a cambiar algo si lo idolatramos y nos corremos de gusto viendo que somos unos privilegiados y el resto no. Sí lo que más nos gusta no es viajar en primera sino ver que somos unos elegidos. Si todos viajáramos en primera ya no se disfrutaría igual.  Nos pasa en todo. Incluso los que viajamos en turista nos sentimos orgullosos de tener un asiento en una salida de emergencía,  Se nos llena la barriga, y luchamos a muerte en internet o nos colamos en la fila para conseguirla. La diferencia de clase la marca un  pensamiento, los de arriba lo piensan y los de abajo lo apoyan. Y no quiero seguir porque me meto en terreno que no me interesa,  no por miedo a decir lo que siento, sino por miedo a enfermar…
No tenemos remedio, ni yo tampoco dándole vueltas a esto cuando debería estar desbordando chorros de satisfacción con este regalo.  Y lo estoy, ademas, en clase turista no hubiera podido escribir con la intimidad que siento ahora.

(5:01 h .)

El tiempo va pasando. El pasaje de primera duerme y el de segunda también. Todo el mundo se iguala cuando se viaja hacia dentro. Todas las miserias y las grandezas se sumergen en un viaje que no es real,  ¿ o sí?. Todas las clases , primera o turista,  ricos y pobres, se unen en un único vuelo sin bajuras, sin alturas,  cada noche, a través del sueño. Y sí, asientos más o menos cómodos, pero todos, unos y otros, con el deseo de llegar al lugar de donde nunca se fueron. Profundamente, dejando que tu cuerpo sea por fin ligero, ya no pesas, el tiempo no importa, todo el espacio se puede abarcar en una mano, en un mirada que te lleva… Viajar volando y volar viajando al sitio donde crees que encontrarás  lo que tanto añoras.

Hasta siempre primera, vuelvo a ser un hombre común, cierro mis ojos…

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest


2 Respuestas

Escribe un comentario


  • Efrain Toro el

    Fui parte de una de esas aventuras!!! No pude evitar llorar aunque no lo trataba… muy bien escrito Pedro pues pienso absolutamente igual tío! Que alegría y que pena no haber podido compartir mas…solo espero que podamos en un futuro próximo. Con mucho cariño siempre. et 2014


    • Pedro Barceló el

      Gracias Efrain, estuvo muy bien compartir la música y las charlas. Y la vida continua y seguimos estando los mismos. Un fuerte abrazo!!!


Escribe una respuesta a Efrain Toro Cancelar respuesta