VA DE GIRA: ” Hotel, dulce Hotel”

Hotel_Dulce-back

Ciudad Juarez 24 de octubre

16:30h. (Hotel Lucerna)

Estoy escribiendo sentado al lado del ascensor, en la cuarta planta, en esos pequeños y poco usados saloncitos de dos sillas y una mesa. Se ven tristes. Lo hago aquí porque la “camarita” está limpiando mi habitación. Mientras, escucho a una mujer gimiendo como una loca. ¡Qué felicidad!. Cualquier hora es buena para practicar sexo y estos polvos de después de comer siempre triunfan.
Hotel, dulce Hotel, nuestra casa por tantos y tantos días y noches. Me he permitido usar el título de aquel disco de Joaquín porque viene a cuento y porque es su gira. También porque cada habitación de cada hotel, pensión o apartamento compartido se convierte por unas horas, por un rato, por  días o incluso semanas, en el recuerdo de lo que debe o debería ser tu hogar.

Hay mucha gente que cuando le digo que me voy de gira exclaman: ” Qué suerte poder viajar”, y yo les digo que es cierto en parte, pero que no vamos de vacaciones, no es un viaje de placer. También es verdad que cada gira es una experiencia maravillosa, conoces gentes, lugares y tocas para muchos públicos distintos. Es una suerte poder hacer todo eso en un viaje. Pero cuando trabajas, aunque tengas días libres, no viajas  a tu gusto. Digamos que el placer lo encuentras por el hecho de combinar el trabajo con tocar y viajar. Somos, más que  comunes turistas, obligados “viajantes”. Hay diversión pero también muchas tensiones, desgaste y cansancio.
Cambias de países, de horarios, de comida, de clima y de cama. Evidentemente a todo te acostumbras pero tu cuerpo lo acusa y sufres las consecuencias. Recuerdo una gira en la que todos caímos enfermos. Lo más común son los problemas gastrointestinales, catarros y musculares. Y por supuesto, cuando ya llevas mucho tiempo fuera de casa, los problemas de”morriña”. Echas de menos tu casa y tu gente. Quizás esos sean los que menos sabes afrontar.
Yo he calculado que hasta 20 días fuera de casa  lo puedes llevar bien. Después de dos meses ya empieza a ser duro. Es entonces cuando todos tenemos mal talante y no soportas al de al lado. Todo te molesta. Hay personas y personalidades, pero a todos nos afecta el exceso de tiempo fuera de casa para mal. Si no es cabreo es tristeza que al final se transforma en desgana.

Cuando empecé a girar en Madrid fue con una orquesta. Entonces viajábamos y no siempre teníamos habitación. Muchas veces disponíamos de una para todos y todos para una. Nos duchábamos y después del bolo continuábamos. Más tarde hice mi primera gira con la Mondragón. No tenía habitación propia y compartía con algún compañero. Si te llevabas bien, perfecto, pero como roncara o le olieran los pies era una pesadilla. Siempre tuve suerte con mis “parejas”, pero defiendo, como algo sagrado, que cada músico tenga su habitación individual. Es importante disponer de un espacio para descansar, desconectar y relajarte del día a día de una gira. Llegas a tu habitación y casi vitoreas: ” Ahhh, por fín solo”…

En el hotel se pueden “elaborar” muchas cosas.  Las que ejerces en tu casa y las que no.  Giras de “sexo, drogas&rock´roll” o las del tipo “viaje del inserso”. Cada uno hace lo que le apetece. Aunque es cierto que estas giras de joaquín ya no son lo que que fueron en otros tiempos. Parecemos señores mayores llenos de “tics y tocs”. Pasan los años y se nota. El otro día, en el avión a Hermosillo, me senté al lado dos mexicanos bien ” grandotes”  que me preguntaban por los músicos y por qué instrumento tocaban. Yo les decía ” Mira, ese que parece un profesor de literatura, toca la guitarra… Aquel que parece un cura pervertido… ” Y se morían de risa porque me contestaban ” Pues sí paresen”. ¿Y yo?, ¿ Qué les parezco yo?- les pregunté-. ” Usted un profesor de química, cualquier cosa menos batería”. Y se reían “los cabrones”.
Tenían razón, vaya banda moderna la nuestra. Al verme serio añadieron: “¡¡ Pues deben ser muy buenos!!”. ” Bastante…”- respondí-( ya no se rieron más)

Girar con Joaquín es muy agradable y no deberíamos de quejarnos. Vamos a buenos hoteles, y nos tratan muy bien en casi todos los sitios. La gente está encantada de conocernos. El personal que trabaja en los hoteles se entregan y si les regalas alguna entrada, directamente se vuelven locos..  Me cuesta más relacionarme con los fans y Joaquín tiene un público muy fiel y muy fan.  Suelen andar por el hall del hotel a modo de representación del colectivo, con los sombreritos y camisetas de rayas haciendo guardia. Joaquín no siempre está en el mismo hotel, pero ellos persisten. Piden fotos con todos los del grupo y sobretodo con Pancho. Realmente es el que mejor se trabaja este mundo y tiene mucha paciencia y dedicación.  Es muy amable y los atiende muy bien. Es algo que siempre admiré de él.
Sin embargo yo no soy muy simpático con los fans y cuando regresamos del concierto salgo a “toda pastilla” para la habitación. Normalmente paso desapercibido y es una ventaja que tenemos los baterías. Una vez con Ketama me preguntó una gitana: ¿ Tu eres de Ketama?. Le dije: ” No, soy el conductor”. Y me creyó. Es lógico, estamos bien atrás y escondidos entre platos y toms.

Adoro los hoteles de México por dos cosas, los desayunos y los gimnasios. Sobretodo por los primeros. Fruta abundante fresca y riquísima, zumos naturales, huevos, todo tipo de platos, postres,etc,etc. Es casi la comida más importante en México. Incluso se queda para desayunar y se hacen desayunos de negocios. Lo que menos me gusta es que siempre venimos en otoño y algunos  hoteles Mexicanos se olvidan de la calefacción y tienen el aire acondicionado puesto todo el año. Sinceramente, hay noches que me “cago” de frío. Siempre ando pidiendo calefactores para conseguir la temperatura ideal. Aunque reconozco que soy friolero.
Los que me leáis pensaréis que no soy un viajero nato. Ciertamente, cuando es por trabajo, no mucho.  Me gusta viajar de vacaciones y hacer lo que quiera cuando quiera y tener a mi compañía preferida; mi mujer. Yo antes sólo viajaba por trabajo pero desde que conocí a Laura empecé a disfrutar del placer de viajar y fue cuando me empapé de los sitios verdaderamente. De hecho, cada vez que me ha visitado en alguna gira todo cambió de color y me hizo disfrutar y reconocer lugares en los que ya estuve antes. Ella sí es una viajera de nacimiento y yo más bien me he formado.

No voy a ser negativo porque nunca una situación es completamente mala ni completamente buena. Hablemos de lo que vale la pena. De entrada, eliges si deseas  compartir momentos de soledad o de festival contínuo. Depende de cada uno y de sus preferencias. No tienes responsabilidades y en tu tiempo libre eres libre, valga la redundancia, de usarlo como te apetezca. Hay tiempo para conocer lugares, gastronomía y  amigos. Un espacio perfecto para pensar y verte de una manera que en tu vida cotidiana, con el ajetreo diario y las obligaciones, no consigues. Es un buen momento para cambiar, recapacitar y madurar. Pero puede ser todo lo contrario, una oportunidad para dejarse llevar y vivir como auténticos hedonistas.
El caso es que el hotel, tu habitación, es el lugar más parecido a tu hogar y pasas momentos de todo tipo. Un espacio que llenas de experiencias y recuerdos, de melancolía y de risas. Todas las giras te hacen cambiar porque te obligan a vivir lo que no te habías planteado y los cambios siempre ayudan a crecer. Esta es la esencia de viajar y del viajante.
Hay una canción que dice: ” Donde dejo mi sombrero tengo mi hogar”. Yo lo cambio por: ” Donde coloco mi almohada tengo un hogar”.
¡¡Hotel, dulce Hogar!!

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest


7 Respuestas

Escribe un comentario


  • Dani el

    Muy enriquecedores tus textos Pedro, te felicito por la capacidad que tienes de transportar al lector a tu mente. Siempre me han parecido muy interesantes los “diarios de una gira” de cualquier compañero. Salud!!


    • Pedro Barceló el

      Gracias compañero!!


  • Rudy Baaten el

    Hola Pedro,

    Como siempre he leido tus palabras con mucha atention.
    Me ha gustado sobre todo la primera parte, jaja, no he cambiado éh!!!
    Pues si hombre, una vez que has encontrado tu amor de verdad lo hechas de menos cada vez que estas de gira, es normal.
    Yo no busco mas, pero si podria encontrarla por casualidad………….pues bien.
    Studio casi terminado, faltan dos semanas.
    Un abrazo muy fuerte amigo!!!

    RUDETHEDUDE



    • Pedro Barceló el

      Nada como aquellas giras, en aquella furgoneta negra y con aquel Toni Perea ” encalomao”, jajaja. Un abrazo enorme, Napirongo!!


  • Nelly el

    Pedro, me encanta leerte, no dejes de escribir :)


  • Armando el

    Me uno… no dejes de escribir


Escribe una respuesta a Nelly Cancelar respuesta