DRUMS AND VOICE: IMPROVISACION 1

Improvisar se define como realizar algo que no estaba previsto guiado por la intuición. La improvisación es el momento más genuino del músico, donde se muestra todo lo que somos capaces de crear, el momento en el cual nos expresamos sin esquemas, simplemente dejándonos llevar por un lenguaje que, aunque lo hemos adquirido, nos sale libre, sin una lógica, espontáneo y fluido. Y aquí surge la primera pregunta:¿ Si hemos estudiado una técnica, hemos almacenado unos conocimientos, cómo se puede crear sin esquemas?.
Empecemos por qué es adquirir una técnica. Si nos trasladamos a un lenguaje, un idioma, podemos quizás entender cual es la evolución lógica. En el lenguaje existe un proceso básico de aprendizaje, vocabulario, formación de frases, verbos, etc que nos ayuda a saber como funciona esa lengua y cómo usarla. Después nosotros nos lanzamos a hablar, a escribir y naturalmente empezamos a configurar,dentro de la gran riqueza de la gramática, nuestro propio vocabulario, con expresiones que nos hacen sentir cómodos, de tal manera que cuando hablemos o escribamos, podamos expresarnos sin dificultad, naturalmente y que tanto nuestra personalidad como nuestro lenguaje caminen en la misma dirección. Si yo soy una persona sencilla mi lenguaje debería ser sencillo. Si soy una persona compleja, cerebral, mi lenguaje debería ser más complicado y así transmitir lo que realmente somos.
La técnica en la música es exactamente lo mismo. Un periodo básico, una buena enseñanza para entender cómo funciona y luego tocar, probar y experimentar. Y es preciso  comprender que no todos los recursos nos funcionan a todos por igual. Estamos acostumbrados a pensar que si tocamos lo mismo que un músico al que admiramos, lograremos el mismo resultado.
¡¡¡Gran error!!!.
Hay un montón de escuelas maravillosas que, desde mi punto de vista, están creando clones. Han hecho un trabajo muy bueno, una preparación de un alto y exquisito nivel, casi como cuando se estudia una carrera científica. Han conseguido que todo estudiante conozca toda la información de las técnicas y desarrollado en unos plazos que no dejan al músico evolucionar desde algo básico y en un tiempo lógico. Casi convierten a los músicos en virtuosos pero sin personalidad.
Hace poco leí un artículo del profesor de arte Luis Camnitzer que hablaba de la gran estafa en la enseñanza de las artes. Explicaba que las artes tienen un componente de rebeldía, de saltarse las reglas tan importante como conocerlas y es cuando se consigue un resultado verdaderamente artístico. En parte hay algo de razón en su discurso, aunque yo no lo llamaría estafa, más bien diría que se necesita de la enseñanza y también de una etapa experimental, de búsqueda, de ser autodidacta. Todo no se puede aprender sin lanzarse a un camino que no lo sintamos impuesto desde fuera.

Volvamos al tema de la improvisación. Imaginemos que hemos estudiado en la mejor escuela del mundo. Hemos sacado matricula de honor. Llegamos a nuestra ciudad, o donde queramos desarrollar nuestra carrera, y pensamos que sabemos bastante, casi de todo.¿ Ya somos músicos?,¿ Cuando toquemos se verá nuestra personalidad? ¿ Y cuando improvisemos?… Yo creo que no.

Mi forma de verlo es distinta. Tener demasiada técnica aprendida, como información, clichés, fraseos,…etc es una gran losa para conocernos en realidad. Ser nosotros mismos tocando exige un esfuerzo mayor que el tremendo aprendizaje de almacenar todos los datos que puedan enseñarnos por los siglos de los siglos. Y lo más engañoso es que la técnica y su exposición siempre impresiona, nos deja con la boca abierta, pero no emociona. Y aún así entramos en una especie de “concurso”, en el que participamos todos, en mayor o menor medida, que es: ” a ver quién es capaz de dejar al público con la boca más abierta”.

Imaginemos que un estudiante sólo sabe hacer con sus manos un golpe sencillo con cada mano y acentos. Esa es su preparación como batería.¿ No podría empezar a crear con eso?. Parece ser que todavía no mucho.  Lo normal es que se le diga que debe estudiar más horas y repetir ejercicios para conseguir más técnica. Pues yo no estoy de acuerdo. Con esa escasa técnica puede crear, ya que sólo necesita jugar con ella. Necesita ver las posiblidades de esa técnica desde un proceso creativo, dejándose llevar y pensando en música, en sonidos. Olvidarse de los ejercicios un rato al día e inventar los suyos.
Todo es cambiar el concepto. ¿Quieres que un estudiante esté siempre ansiando tener más técnica como única motivación o ayudándole también a saber disfrutar con la que ya posee?. Ambas, porque la clave del crecimiento en un arte es saber disfrutar e inventar con cualquier herramienta, simple o compleja.
Y cómo nos olvidarnos de los esquemas?, Dejando de usar la técnica de memoria. Dejando la mente, o el lado matemático, lógico, el hemisferio izquierdo en segundo plano y usar nuestra imaginación,  nuestro lado derecho, con nuestro oido y  un trabajo interno melódico.

Aquí es donde entra Drums&Voice. Si somos capaces de repetir y escuchar una melodía internamente no podremos usar el lado matemático de nuestro cerebro. Se quedara casi anulado y no podremos reproducir lo estudiado si no lo tenemos incorporado como nuestro lenguaje. Es posible que de memoria podamos hacer cosas increíbles pero si nos centramos en una melodía, únicamente nos saldrán aquellas cosas que sabemos de verdad. De ahí que lo que interpretamos con fluidez, sin pensar, es lo que forma parte de nosotros.

Estos post van a ir acompañados de unos vídeos con improvisaciones. Están tocadas de la siguiente manera:
1) Me canto una melodía como si fuera un ostinato.
2) Nunca la dejo de oír y trato de soltar mis manos sin pretender realizar nada que deje a nadie con la boca abierta, nada que se ejecute usando la memoria matemática. Mi objetivo es dejarme llevar y pasarlo bien.
3) Entro en el juego de escuchar la melodía y consigo que mi batería me acompañe, como si yo no fuera el que toca.
4) Empiezo a escuchar lo que pasa en un ambiente lúdico, disfruto de ser el espectador de lo que está pasando pero no soy capaz de memorizar nada de lo que pasa… Simplemente lo disfruto!!

En el primer video de esta serie únicamente hay voz y batería y la he dejado oyéndose todo el rato. Me estoy cantando un ostinato de una canción de Sweet Wasabi,” If you Love me”. Es un 3/4 y canto las tres negras del compás. No es importante si lo que toco es “flipante”, difícil, complejo o fácil de ejecutar. Lo interesante es observar como se relaciona con lo que estoy cantando. Cada músico debería tocar algo distinto haciendo este juego o no, pero al menos lo que saliera debería de ser sincero y fluido. Ese es el mensaje o lo que pretendo transmitir con estos vídeos.
Espero que os guste!!

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest


1 Respuestas

Escribe un comentario


  • fran el

    Otro vídeo muy chulo!
    Gracias Pedro por compartir tus inquietudes y explicar también tu filosofía y tus métodos en la batería.

    PD: Suena bonito la cocktail drum!!

    Un abrazo.


Escribe una respuesta a fran Cancelar respuesta