VA DE GIRA: ” Volare”

viaje a tucum+ín-LR

TIJUANA 15 de octubre

Los últimos días anteriores al viaje los pasé completamente descontrolado. Sí, porque tu cabeza empieza a entender que te vas como una semana antes. Sabes que vas a salir por un tiempo y, yo al menos, trato de preparar la maleta tranquilamente, incluso me propongo escribir una lista mínima y respetarla,  sólo lo necesario, ni una camiseta más, ni unos calzoncillos menos, … Pero no lo puedo evitar y la voy cargando como si me fuera al desierto y no tuviera la oportunidad de conseguir de nada… Nunca lo logro. Entro en internet y miro el tiempo:” Uf, puede que pase frío si tocamos al aire libre”,” Ostras también puede que pase calor”..¿ Me llevo mucho abrigo?,¿ Echo el bañador?, ¿ Y si me baño,¿ Echo las gafas de nadar?. Soy terriblemente hipocondriaco y pienso que me puede pasar de todo. Llevo una para-farmacia, vitaminas, complementos alimenticios… Me cociné hasta la cena para el avión, como hace Arzac pero en cutre, claro. Me la cociné y me la dejé en casa. Cuando ya en el vuelo me preguntó la azafata:”¿ Albóndigas o pasta?.” Yo le respondí:” ¿Sabes que ya se puede decir almóndigas?, no le hizo mucha gracia y le dije: ” No quiero nada, me he traído mi cena”. ” Bueno sí, una botella de vino, gracias”. Metí la mano en mi mochila y no encontré ni rastro de mi cena, únicamente dos huevos duros que añadí de “fondo de armario”. Me acordé de los hermanos Marx y de la escena del camarote. La azafata se percató de mi olvido y mirándome como sólo mira un oriental, sospechando, sonrió.
Como están los vuelos eh!. De la comida mejor no diré nada, pero la tripulación parece que se hayan peleado con alguien antes de subir. En fin, casi el mismo nivel de disgusto y de entrega que el que preparó las “almóndigas”.

Los dos días antes de viajar andaba medio autista por mi casa. Es como si me concienciara para meterme ese casi un día de avión, y tuviera que mentalizarme lentamente, como los buzos cuando suben a la superficie.  En todas las giras lo que más cuesta es arrancar, cambiar el “chip”, pero en esta especialmente. Llevaba sin girar diez meses, en casa, con la familia y en tres o cuatro años no había parado tanto tiempo.  Todos  en casa estaban muy sensibles y parecía que querían vivir los últimos instantes con mayor intensidad. Recuerdo a mi “churri” diciéndome, ¿ Pedro has terminado de hacer la maleta?, es que parece que te has ido ya… Y yo contestándole. “Sí, casi, me quedan sólo las cosas de aseo…” Y me iba otra vez al mundo del vuelo: ” ¿Me tocará pasillo?…”

Han sido muchos vuelos y, en realidad, todos se parecen. A veces, cuando volamos, imagino que estoy en un autobús, o en el metro, o yo que sé, supongo que para olvidar que hay una altura considerable de 12000 pies y así  no acojonarme. A la gente creo que también le pasa algo similar y los viajeros están medio ausentes. Sabemos que existimos únicamente cuando vamos al baño, nos fijamos en el otro cuando se abre la puerta y rezamos para que ese ser humano salga y no lo haya dado todo antes de entrar tú. Si es así, sueltas algún taco y te enfadas  por haber conocido tan íntimamente a un desconocido.  O si te toca el bebé llorón al lado o los golpes que te dan cuando pasan con el carrito de venta a bordo. Molan mucho, sobretodo cuando estas profundamente dormido y te atropellan en todo el tobillo. Es muy agradable. Y el capitán compartiendo ese momento de acercamiento íntimo al pasaje anunciando la hoja de ruta. Ayer creo que se sentía muy solo porque nos soltó un rollo sobre viaje que más que hablar del vuelo parecía que lo estaban examinando de geografía.

Desde luego volar ha cambiado. Recuerdo aquellos vuelos en que la tripulación se enrollaba con nosotros, nos traían de todo y el viaje se convertía en un festival. Ahora es todo gris, gente con cara de haber visto un crimen, las azafatas que antes de salir ya parecen que han viajado dos días, se han ido de “afther” y no han tenido tiempo de echarse un rato. Los baños huelen a pis y la gente sube al avión  llevándose media casa en vez de una maleta de mano. Les falta traer una gallina al estilo de las películas de Buñuel. Aún así, el viaje de ayer, aunque cansado, pasó rápido. Es cierto que me metí un pastillón y dormí profundamente. Recuerdo que me desperté para ir al baño y me costaba moverme. Parecía que estaba en plena pesadilla, no lograba enfocar bien, ni apuntar al retrete….

Lo más  duro de todo fue despedirme de Laura y los niños. Se te parte el alma, pero siempre digo lo mismo: ” A partir de ya comienza la cuenta atrás…¡¡Volveré!!”. Y cierro la puerta del ascensor. Luego llegas al aeropuerto, te encuentras con los compañeros y entras en el modo gira, mitad excursión del cole y mitad “reality show”… Te relajas, y piensas que es lo de tantas otras giras, que ya lo conoces y que ya sabes a lo que vas. Aunque ninguna gira es igual, como ningún día de tu vida es el mismo…

Pues se voló ( “y yo volé de él”: broma, por el momento, inexplicable y que no viene a cuento) y se llegó a Tijuana. Para no dormirnos y aguantar hasta la noche, cruzamos la frontera y pasamos la tarde en un centro comercial de San Isidro… Qué cansados son los centros comerciales… Pero gracias a eso estamos “in Time”.

Ahora toca “volare” pero con mi almohada, que siempre  me acompaña…
Hasta pronto!

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest


7 Respuestas

Escribe un comentario


  • Gema López-Huerta el

    Me haces reir y llorar… ¡Qué bien escribes! y ¡qué bien transmites lo que sientes!
    Tic tac tic tac… volviendo pronto a casa…


    • Pedro Barceló el

      Y tu siempre me subes la moral… Gracias amiga Gema!!!


  • Andrea García el

    He pensado lo mismo de las azafatas serán que ya no descansan como antes o serà que las aerolíneas ya no las entrenan para ser acogedoras con los pasajeros. En fin espero que el resto de la gira te toque mejor menú que las almóndigas jajaja. En un abrir y cerrar de ojos estarás de vuelta con los tuyos. Un gran abrazo dedes Ecuador. Pd: Dile a JS que no nos vuelva a dar otro susto como el del otro día xq muero de angustia


    • Pedro Barceló el

      Se lo diré, Gracias


  • susana el

    Perfumed Man! Yo me pido cerca de tu asiento! Jjj
    Ánimo en la gira, yo creo q pondría el modo excursión del cole, menudos compis!
    Ánimo y a ver si a la vuelta os hacéis un sweet wasabi, q ya hay ganas de escuchar lo nuevo!
    Mil besos. Su


    • Pedro Barceló el

      jaja te gustó mi perfume. Soy muy maniático con los olores. Qué se le va a hacer. Pronto pondremos la música de lo nuevo. Un beso!


  • Cris Crispi el

    Me ha encantado tu relatl y la foto me recuerda a otra que te hiciste hace tiempo y nos hemos reido mucho Gloria y yo. Estoy totalmente de acuerdo contigo con lo de las azafatas, para una persona como yo que odia volar, es bastante desagradable aguantar los caretos masticalimones de algunas. Esperamos el próximo relato. Cuidate 😉


Escribe una respuesta a susana Cancelar respuesta