Yo no estoy de gira,¿Y tu?

IMG_3412-LR

Me preguntaban en medio de una conversación el otro día, Pedro, ¿tú a qué aspiras en estos tiempos que corren?. Estaba hablando con otro amigo músico y comentábamos acerca de como está el trabajo, de que la música va para abajo y el iva va para arriba, etc, etc. Era una especie de disco rallado, ¿qué estás haciendo?, ¿tienes gira a la vista?… Son preguntas que casi todas se responden con un monosílabo: No.
Pero bueno, qué nos pasa que la palabra más usada es NO y que nuestra manera de pensar se ha llenado de un montón de frases desesperanzadoras tipo: ¡No sé que vamos a hacer!, ¡No nos quedan muchas salidas!, ¡No puedo hacer nada excepto marcharme! Lo que sea pero con un NO delante. Y esa negatividad es la que no nos deja ver la realidad de otra forma, con otro matiz, desde otra perspectiva.

Seguíamos la charla y aparecían comentarios de amigos que no tienen trabajo, que no tienen futuro, que no tienen recursos para tirar para adelante ( todo No) y nos dábamos un deprimente recorrido por la sección ” Vidas Hundidas”. Luego, ya para animarnos un poco, empezamos a hablar de la gente que tiene trabajo.¡ Por fin algo bueno! :
-“¿Sabes quién está girando este año?,¿ Sabes quién está haciendo tal programa en la TV?…
¿Y yo, a qué aspiro?( pensaba) ¿ A tocar en un programa de TV? ¿A girar con el pelotazo de turno? ¿A cobrar sueldos más bajos que cuando empecé en el 91? ¿A tener que dar las gracias a alguien por darme la oportunidad de poder  trabajar? ¿A seguir la bola en un mercado que se muere y no sabe reciclarse?. ¿A qué puede aspirar una persona como yo que en su sueño no figura ganarse el pan como único fin?
Y mi amigo seguía hablándome de los afortunados que trabajaban este año y yo los veía como los premiados con la muñeca chochona en una feria ( qué Dios me perdone). Pero en la mirada de mi amigo todavía quedaba tristeza, no era suficiente. Algunos privilegiados tenían trabajo y quedaba la amargura de: ¿ y nosotros?,¿ Por qué no tenemos?.
.
Es cierto que la gente que tiene giras están super felices. Los veo en el Facebook como anuncian cada bolo, cada ciudad que pisan, cada comida en un restaurante de carretera. ¡Es una fiesta! Todas las fatigas que supone girar; viajes, sueño, cansancio… No tienen importancia porque se está trabajando. Luego, cualquier grabación, cualquier evento aparece en el Facebook como una noticia esperanzadora y piensas: ¡¡hay gente que sí trabaja!!. Y a continuación viene el pensamiento, ¡Uf! Pues yo no tengo nada… Y pasan los días, los meses y no suena el teléfono, tampoco estás en ningún grupo de versiones (ahora se llaman “tributos” ) y los clubs tienen otros músicos que remplazaron a las generaciones anteriores. No estás Perico, me digo a mi mismo, y yo me miro y me “re que te miro” y veo al mismo personaje de cuando llegué a Madrid. Entonces no estaba y ahora me estoy dando cuenta que estoy desapareciendo o ¿quizás no?.
– ¿A qué aspiras?- Me preguntó mi amigo.
– A ser feliz- Me salió del alma. Ni lo pensé- A ser feliz, de igual manera que cuando decidí ser músico. ¿Algún problema?
– Sí, que si no tienes trabajo te va a costar un poco ¿no?- Me dijo mi amigo.¡Tenía razón!
– Pero, respondí, el trabajo viene de fuera o también lo puedes provocar tú. Y en eso si que no me vas a decir que no tengo razón. Si alguien en un mercado decide prescindir de un producto es porque no es necesario o porque ha sido sustituido por otros, pero yo puedo seguir generando proyectos que creen expectativas y cambiar el sentido de lo que llamamos trabajo. Si yo quiero hacer algo concreto, pues lo creo, creo el medio y lo muevo.
Mi amigo me decía: -¡¡Eso es muy complicado, Pedro!!., Ahora es muy difícil hacer un proyecto y tirar de él. Necesitas ganar dinero, invertir…-¡Maldita sea, todo en negativo!. Lo malo es que cuando no tienes más que proyectos, sueños, ideas, cualquier comentario te tira para abajo y te manda al carajo.

Nos despedimos y me fui pensando en mi decisión de ser feliz. ¿Qué es ser feliz?. Para la gente sabia de verdad ser feliz, o lo que más se acerca a la idea de felicidad, es ser tú mismo, sin miedo, tal cual eres, y así te muestras y así te proyectas. No hacer nada en lo que no creas. No vivir como no necesitas vivir. Si eso incluye replantearte tu trabajo, cambiar de país, de profesión, de pareja.¡adelante!. Estamos llenos de miedos y cada vez tenemos más miedos. Miedo al que dirán, miedo a verte desahuciado, miedo a que la economía se parta en dos y te quedes sin nada, a estar enfermo, miedo, miedo y más miedo… Y mientras la vida sigue  tú no cambias por miedo.

Pero hay una cosa en la que creo y que por mi experiencia sé que no suele fallar: Nada que sientas como verdadero dentro de ti es imposible. Esa es la única lucha y el auténtico esfuerzo: sacarlo y darle forma, hacerlo real, hacerlo visible. Y al final comprobar que se puede, aunque no se parezca a lo que soñaste, aunque salga y luego sea pequeñito, insignificante, humilde, modesto pero que sientas que eso, lo que has conseguido, eres tú: ¡Qué felicidad!
Llevo sin trabajar 8 meses , me refiero a ganar dinero por tocar. Eso sí, he grabado para amigos música que yo llamo “libre”, he trabajado moviendo mi grupo, Sweet Wasabi, he creado dos proyectos baterísticos que voy a poner en marcha… Tengo a mi lado gente que me ayuda, tengo una familia. Actividad tengo, pero…¿Qué necesito para ser feliz?.

¿Dinero?, dinero necesitamos todos, pero también es cierto que no necesito tanto dinero para vivir como a mi me gusta, aunque si hay una cosa que necesito para poder cambiar, para realizar lo que se mueve en mis sueños, para conseguir dar forma a lo que siento como verdadero, para todo eso lo que más necesito es creer en mí, tener confianza en lo que proyecto y no cesar porque “el laburo” esté muy mal, o  el iva siga subiendo y el trabajo siga bajando. Hay un valor que se llama autoestima que debe ser estable, pero debe estar en su nivel óptimo, ni más ni menos. Si no, ¿para qué vivir? y ya que debes vivir, ¿por qué no aprender del arte de vivir?, sí ese en el que sólo te puede guiar tu instinto.
Por mi parte, haga lo que haga al menos intentaré no convertirme cada vez en más asno y no olvidarme de aprender de ese arte vivir y por qué no; vivir del arte.

Yo no estoy de gira,¿ Y tú?

Saludos

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest


49 Respuestas

Escribe un comentario


  • Edgar Martinez el

    Hola,
    No te conozco personalmente pero siento un gran respeto por toda tu trayectoria y talento de muchos años ya. Ademas, creo que escribes muy bien y comparto ese pesimismo en el mundo artistico en el que nos movemos y que parece que cae en picado. Pero yo tengo la esperanza de que este pais mejorara y vendran tiempos mejores. Tambien estoy seguro de que un magnifico musico como tu saldra adelante por un lado u otro. Desde Valencia, de musico a musico y sobre todo de persona a persona, animo!!


    • Pedro Barceló el

      Gracias compañero, un abrazo con los dos brazos!


    • Fania el

      Yo, sinceramente, creo que éste es nuestro futuro, lo que describe Pedro y que se presenta espléndido. Y que los frutos de él, tengan la divulgación que tengan (de enana cuando empecé a descubrir la música que iba saliendo también era laborioso encontrar las cosas), serán mucho más sustanciosos y suculentos que lo que hemos visto desde los 90 cuando se empezó a ver lo que resultaba de aplicar el mercantilismo puro y duro a ésta pasión que compartimos.
      Tengo muchas ganas de empezar a escuchar lo que se escribe de verdad, lejos de lo que suena todo tan parecido. Creo que ahora es el momento de comprobar la fuerza de la música que escribimos y de experimentar lo que puede cambiar las cosas,
      Gracias Pedro!


    • Pedro Barceló el

      Deacuerdo totalmente, muchas gracias por tu comentario


    • Julio el

      José Luís san Pedro decía: “tenemos el deber de vivir”, y eso implica el deber de ser feliz, hemos desarrollado un talento en no serlo y me incluyo, soy un profesional en ello y el deber de vivir implica el deber de ser felíz. La manera de ganarse la vida es vital y nunca mejor dicho. Es vital sentir que aporta uno al mundo, que hace uno por los demás, conducir ambulancias, panadero, músico? Lo que sea pero que te guste, que no esté en contra de tus principios o sientas que es necesario y bueno”acias por compartir tus pensamientos Pedro.


    • Pedro Barceló el

      Gracias a ti por visitarme. Un abrazo!!


  • Mónica el

    Pedro, comparto tus sentires. Y alabo tu reflexión final. Todos nos venimos abajo, pero la actitud mental positiva es la que finalmente, nos empuja a seguir adelante con determinación. Caminos hay miles, si osamos, si seguimos creyendo en lo que hacemos. No estas sólo…


    • Pedro Barceló el

      Gracias Mónica, es un alivio poder compartir los pensamientos con los demás. gracias por vuestra visita y por vuestros comentarios. Un saludo!


  • Miguel el

    Hola Pedro,
    Estoy de acuerdo con lo que expones en tu post y es uno de los motivos por los que yo dejé de ser músico y creé una consultoría de innovación y diseño estratégico para artistas. Lo que está ocurriendo con la música, bajo mi punto de vista, es como si hoy desapareciera internet, tendríamos la sensación de haber vuelto a la prehistoria de la comunicación y no sabríamos cómo reaccionar y hacia dónde concentrar nuestros esfuerzos. Con la música sucede lo mismo, la industria se encargó de mantener alejados a los artistas del público para crear la ilusión de que eran ellos los que producían los éxitos y así asegurar su posición y monopolio. Hoy la industria no está y los artistas se encuentran perdidos y sin rumbo. Creo que la opción es desarrollar una inteligencia colectiva para buscar soluciones, a través de la experiencia, el conocimiento, la creatividad y la acción para regenerar la conexión con el público, que ha sido siempre y seguirá siendo quien decide quién vende y quien no.
    Espero que generes la suerte que necesitas.
    Un saludo
    Miguel


    • Pedro Barceló el

      Gracias Miguel, estoy de acuerdo.Las crisis nos obligan a buscar y esa es la parte buena de esta época que vivimos. Un saludo!


  • Juan Blas Becerra el

    Amen hermano, amen


  • David el

    Hola Pedro. Muy bueno tu artículo así como tu entrevista para iWomen. Das algunas de las claves para el cambio en el que está inmersa la humanidad en estos momentos. La crisis es una oportunidad para dejar ir lo viejo y preparar el terreno para que venga lo nuevo.

    Como músico me alegra mucho tu mensaje ya que siento que cada vez somos más los que estamos percibiendo la verdadera dimensión, profundidad y trascendencia del momento por el que está transitando nuestra civilización. Tenemos el derecho y la obligación de ser felices y la mejor forma de hacerlo es aportando al mundo aquellos talentos con los que el universo nos has dotado. Mucha gente sigue viendo esta época como algo malo que no debería estar pasando, con la esperanza de que las cosas vuelvan a ser como antes, pero en realidad estamos en un momento importantísmo en la evolución del ser humano. En realidad esta crisis es lo mejor que nos podría estar pasando ya que nos está forzando a deshacernos de lo accesorio y a ser más auténticos, más nosotros mismo. Es una crisis del SER que nos está haciendo despertar para profundizar en el verdadero sentido de la existencia. Como músico siempre he estado en conflicto con todo el “business” puesto que para mí la música es mi forma de comunicarme con el mundo, de expresarme, de conectarme con mi verdadera esencia, mi espíritu, mi SER. Cuando estoy tocando o creando me siento conectado con el todo, con la fuente. Todo cobra sentido y soy feliz, y esa felicidad la emano a todo lo que me rodea. Me convierto en una persona más amorosa, generosa, amable y positiva. Se me quita toda emoción o energía negativa y la transformo en energía positiva. Me siento completamente en el aquí y el ahora. El tiempo y el espacio dejan de existir. Me transporto a otra dimensión de conciencia en la que sólo existe el ahora y la sensación de paz, calma y felicidad me colman.

    Creo mucho en el ser humano y en su capacidad para crear un mundo mejor. No queda otra. Y para ello no hay mejor forma de hacerlo que desarrollando aquellos talentos que el universo nos ha dado. Es nuestro deber. En nuestro caso es a través de la música, que tiene el poder de llegar a todo el mundo y de transformar estados de ánimo, mover a las masas y promover cambios. Es el lenguaje universal. El universo es música. Todo es vibración, todo resuena; la materia, la luz, el sonido… ¡todo vibra! Por lo tanto nosotros, los músicos, tenemos una gran responsabilidad. La música es el arte de las artes ya que llega a todos los rincones y todo el mundo la entiende.

    Muchas gracias por aportar tu granito de arena 😉

    Recibe un cordial saludo,
    David


    • Pedro Barceló el

      Muchas gracias por tu comentario, está lleno de verdad. Un fuerte abrazo David!


  • Carlos Expósito el

    Ese es el espíritu. Hay que perder el miedo al cambio, el cual creo que motiva gran parte de ese pesimismo. Es muy fácil estar acomodado en tu círculo, con tus giras o proyectos y no hacer por buscar nuevos caminos.
    Yo, por mi parte, seguiré escuchando con avidez cualquier cosa que hagas. Un abrazote!


    • Pedro Barceló el

      Gracias Carlos, un honor poder compartirlo contigo.
      Un abrazote!


  • José Manuel Torrego el

    Hola Pedro, nos conocemos personalmente, soy batería cómo tu y profesional desde hace muchos años, pero posiblemente no te acuerdes pues nos movíamos en distintas “ligas”. Hace bastantes temporadas que vengo anunciando el final de música en vivo, tal y cómo lo conocíamos. Durante los noventa tuve la suerte de tocar con grandes bandas y pisar mil y un escenarios. Pero comencé a introducirme en el jazz y el blues y pisar bares, clubes y pequeños escenarios. Todo iba muy bien. Hasta que comenzó a estallar. Los de la “primera división” tenían menos trabajo y empezaron a admitir trabajos que anteriormente no aceptaban ni por asomo. Tal avalancha de músicos provocó que quienes estábamos tocando en esos locales y en lo general haciendo música original, teníamos que competir con compañeros que se preparaban un repertorio de standards en dos patadas y utilizando su “fama” nos apartaban de la programación. En esos momentos comencé a hablar de que deberíamos reunirnos, asociarnos y tomar decisiones en conjunto. Evidentemente no ocurrió. Años más tarde y con el incremento de la crisis, cierre de negocios, bajada de cachés y problemas que conoces, el panorama oscureció. Esos músicos de “primera” comenzaron a tocar “tributos” a grandes grupos. Se bajaron los cachés, a las salas les comenzó a interesar pues se ponía y se pone en el cartel un “tributo” en chiquitito frente al nombre del grupo y el público acudía a la sala.
    Este tipo de acciones están terminando con la pequeña industria de la música en vivo. Volví a proponer reuniones de músicos, dueños de salas y promotores para hablar del problema. Nadie quería hablar de nada. Yo, sigo manteniendo mi actividad musical gracias a la verdad de mi trabajo y a la lucha cotidiana. Por suerte, he tenido ideas que puedo llevar a su fin y con eso seguir trabajando en este sector. Pero Pedro, realmente hemos sido nosotros los músicos quienes hemos destruido nuestro propio trabajo. No hemos hecho absolutamente nada por la supervivencia ni por potenciar a quienes -cómo tu ahora- presentan proyectos innovadores. Yo llevo mucho tiempo haciéndolo y estoy satisfecho.
    La música en directo se acaba Pedro y ni siquiera la crisis ha conseguido unirnos.
    Un abrazo


    • Pedro Barceló el

      Qué tal Jose Manuel?, Te entiendo y es cierto que en todas las “ligas”, como tu dices, ha pasado algo parecido. En los 90s yo también tocaba por los bares, por los clubs. Todas las semanas tenía bolos. Había suficiente trabajo para todos. Giras, grabaciones, clubs… Eran otros tiempos. Tienes razón cuando dices que somos incapaces de unirnos. Somos un colectivo que no se siente colectivo. Cuando tenemos trabajo no pensamos en los demás. Yo recuerdo que en la época que grababa mucho creía que debía de mantener unas condiciones altas para que los demás tuvieran oportunidad de trabajar tambien. Si esa era la primera liga y yo bajaba,¿qué cobrarían los que supuestamente venían detrás?. Bueno, en pocos años todo eso se fue a pique, como dices, y todo valía. No obstante, no creo que la música en directo se acabe, es posible que cambie y que aparte de los “tributos” puedan convivir proyectos originales y arriesgados y que la gente empiece a sentir lo que es oir música viva, música libre. Todo es necesario y creo que una etapa dará paso a otra. Esa es mi esperanza.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo!


    • Sagitario Madrid el

      Totalmente de acuerdo, José Manuel.

      Un apunte acerca de los “tributos” … desde el mundo de la pintura en el que me muevo: si yo hiciese una exposición “tributo” a, por ejemplo, Miró (da igual cualquier otro pintor conocido), me llamarían estafador, copión y no sé cuántas cosas más.

      Las versiones (y cuando hablo de versiones sé lo que digo) pueden ser muy interesantes, pero los tributos casi nunca lo son, no los que yo he sufrido en bastantes ocasiones. Son meros imitadores, copiones, llámalos como quieras pero, para mí, subrayan la más que evidente falta de creatividad que asola el mundo hoy en día. La creatividad es algo con lo que se nace y se ve en cada faceta de la vida de uno.

      Como dice Pedro, el problema es que cualquiera puede jugar a ser artista, y eso es grave, muy grave. En un momento en el que el eructo se eleva a la calidad de música y una mierda a la de escultura, sólo queda hacer las cosas por necesidad existencial y elegir muy bien a quién se destina, que lo sepan apreciar y que estén dispuestos a pagarlo, porque lo vale. El resto ya han demostrado que su capacidad destructiva no tiene límites.

      Os deseo un buen camino a los dos y a todos los que viven para la creación artística por encima de ser la moda imperante hoy.

      Abrazos.


    • Pedro Barceló el

      Entiendo lo que decis, yo soy un amante de las versiones, fijate. Me gusta coger una canción y cambiarla, tranformarla, arreglarla y que la gente diga:” Ahí va, es tal canción. No lo parece”. Pero, aún sabiendo lo que decís pienso que todo tiene un valor. Posiblemente para los que nos gusta cambiar y renovarnos continuamente sacar una canción que sea casi una réplica de la original no nos diga lo mismo que a un público que disfruta oyendo esas canciones en directo. Vamos, lo que ha ocurrido durante decadas con las radio fórmulas. Pero aún así, yo veo un poco esa posibilidad; buenas canciones interpretadas con más o menos”arte” pero en cierto modo es la única manera de escucharlas en directo. Sé que cada uno ve las cosas bajo su prisma y respeto todas las opiniones. Yo tengo la mía y he escrito un artículo hablando de este tema que, con mucho respeto, será un placer compartir con vosotros.
      Este sitio quiero que sea libre para mí y para vosotros. Podéis expresar lo que sintáis sin problema. Necesitamos compartir opiniones y eso nos enriquecerá.
      Muchas gracias y un saludo!!


  • Mauro el

    Pedro, te escribo desde Argentina, con todo lo que eso supone. Las crisis, son moneda corriente, ya lo debe anunciar la cnn o algunos de los medios de turno. Aun asi se vive y se aprende que la adversidad esta llena de oportunidades, que son tiempos para ” pegar el volantazo” (cambiar el rumbo) y emprender nuevos caminos. Alguna vez, en alguna pelicula, el protagonista estaba preocupado porque el sol iba a morir, otro responde que no debia afligirse por algo tan diminuto como el sol (mientras lo media con los dedos). Es segun la optica con la que uno mire. Un abrazo grande a la distancia y animo, que talento te sobra. Mauro, estudiante de arquitectura, (21 años)


    • Pedro Barceló el

      Gracias Mauro, todo se debe vivir como único. Un abrazo desde Madrid!


  • jose el

    Me he quedado de piedra cuando he leido tu articulo, esa reflexion me la hice yo hace muchos años, es decir el destino o quizas yo mismo me obligue a dedicarme a otra cosa que no fuera irme de gira o estudiar musica pero estudie derecho y me convenci de que no necesitaba cientos de espectdores escuchandome tocar que era feliz y me llenaba la musica que hacia en mi cuarto siguiendo tus canciones con esas notas fantasmas que tanto me gustan que era feliz y estudiando rudimentos haciendolos mios.
    Pero no la felicidad necesita expresarse e intercambiarse compartirse … hoy soy privilegiado porque sobrevivo y mas aun porque cada dia no bajan las ganas de seguir tocando.
    Un abrazo estoy detras de un proyecto,hace tiempo se lo propuse a carlos exposito y no dudes que quiero hacerlo.


  • José Luis Llorens Navarro el

    Hola Pedro! Ha pasado un tiempo ¿eh? Estoy completamente de acuerdo contigo, autoconfianza o autoestima, confiar en la autenticidad de lo q sale de uno, vencer los miedos (en la medida de lo posible) y fluir con la vida, aprendiendo y adaptándose a ella… Difícil tarea…pero no imposible. Un abrazo desde tu tierra!!!


    • Pedro Barceló el

      Así es paisano, un abrazo y palante!!


  • Pablo el

    Mucho ánimo! Hay grandes verdades en este post.
    “Música, verdad y belleza” para ti compadre.


  • Rafael el

    Llevas mucha razón Pedro. Y lo curioso de tu argumentación es que no es la primera vez que la oigo ni será la última. Lo que me lleva a pensar que si no será que lo que falta en este momento no es el trabajo sino el dinero. La gente seguimos teniendo un proyecto, unas ganas de vivir y de movimiento, pero en el fondo lo único que nos ha ralentizado -no parado- es la falta de dinero. Al final tendremos que inventarnos otra moneda alternativa no intervenida para seguir a nuestro ritmo.
    Un saludo
    Rafa


  • mon el

    españa tiene muchos,muchos pueblos y todos tienen sus fiestas,hay que picar…….


    • Pedro Barceló el

      Es cierto, yo conozco bastante bien el ambiente de las fiestas. Pero supongo que en todos los sectores ya tienen gente que trabaja desde hace años. Lo de picar tiene un matiz que, quizás yo lo entiendo como ¿no quieres trabajar? pues vete a hacer orquestas. No es asi querido. Porque quién busca salidas trabaja bastante más de lo que puedas pensar y no le quita el puesto a nadie. No obstante esta bien y agradezco tu comentario.


  • diego el

    Gracias Pedro por expresar de manera tan nítida y brillante los sentimientos que se mueven últimamente dentro de nosotros, los que compartimos esta profesión


  • Ana Valle el

    Pedro!!! Cuánto tiempo!!! Te acuerdas de mí? Con Dami Bermúdez en dB estudio?..jajajaj..hicísteis los arreglos del primer tema q compuse tras salir de Las Lunares..año 91 ó 92…casi ná!!
    Me ha encantado tu artículo..q´bien expresado!! No sabes hasta qué punto me identifico con cada cosa q dices..ufff..está absolutamente bien reflejado…
    No querría aprovecharme d la ocasión y estropear el recuperar el contacto contigo, pero justo estos días he colgado un vídeo de una de mis canciones q habla un poco sobre ésto, aunq a un nivel más general, y por supuesto, no tan bien explicado como lo haces tú en este artículo. Es difícil mantener la ilusión y la esperanza para seguir haciendo cosas, y si no pensáramos que sirve para algo nuestro esfuerzo, el mantener viva la llama, no haríamos nada..y nos perderíamos, como individuos y como sociedad..
    Me voy a suscribir a tu blog xq leerte ha sido la alegría del día 😉 .. no sólo eres un musicazo de la hostia, sino un magnífico “filósofo” y comunicador!!
    Si quieres pasarte por el vídeo, o por mi web, te dejo los enlaces : http://youtu.be/-egRYkfExa8
    http:// anavalle.es

    Un abrazo muy muy grande, Pedro!! Ha sido un placer reencontrarte y leerte..seguro q muy pronto lo será escucharte al mando de esa batería q llena de alma todo lo q tocas.
    Bssss!!
    ana


    • Pedro Barceló el

      Mucha suerte Ana y mil gracias por visitarme,Un beso!!


  • Ricardo Moreno el

    Enhorabuena Pedro, genial artículo. Estoy totalmente de acuerdo con lo que comentas.

    Normalmente siempre ha habido una visión externa y otra interna, dentro de lo que es el mundo de la música. Y en la interna (los profesionales, los que están dentro) estoy viendo en los últimos tiempos dos tendencias claras, que, de forma muy interesante, están funcionando a modo de “colador” o aparato de criba, de cara al futuro.

    ¿Alguien se acuerda ya de los motivos que le impulsaron a comenzar a tocar?. Puede que alguno ya pensara en la kimera de hacerse millonario, pero supongo que la mayoría teníamos la necesidad de transmitir algo y vimos en un instrumento determinado la vía de hacerlo. Esa es (o era) la esencia. Y eso es algo que podemos seguir haciendo aunque no cobremos por ello. ¿Suena demasiado romántico, verdad?. Sí, qué le vamos a hacer…

    Estoy cada vez más sobrepasado de leer en las redes a músicos que dicen que no hay nada que hacer. Personalmente pienso que sí, que hay que opinar. ¿Por qué no?. ¿Por qué no vamos a expresar que ciertas cuestiones están mermando la capacidad de trabajo en nuestro sector?. Pero eso es una cosa y otra muy diferente es quedarse inmóvil por ello. Hay una diferencia abismal entre la opinión y la queja. Y ahí es a donde voy con mi teoría del “colador”:

    Te habla un músico de “tercera regional” (y alguien que, muchos años atrás, te ha dado las llaves de tu local de ensayo en cientos de ocasiones, en el control de entrada de un conocido complejo musical, ya desaparecido), pero te aseguro que si mañana me tocase la lotería y tuviera posibilidades ilimitadas para contratar a músicos “de primera división” para grabar un disco, o realizar una gira, mi criterio a la hora de pensar en unos y no en otros estaría clarísimo: optaría por todos aquellos que siguen creando, tocando como y cuando pueden, por convencimiento. Porque necesitan comunicar algo con su instrumento. Por vocación, más allá de lo puramente económico.

    Gracias a ese “colador”, hay quienes estamos haciendo nuestra particular “lista blanca”, que no es otra cosa que un simple papel con nombres de personas con las que estarías encantado de tocar donde fuera, porque sabes que no van a dar tres acordes con el mismo ímpetu con el que se compra una barra de pan. Porque sabes que ahí, en esas personas, en gente como tú, hay verdadera vocación.

    Así que respondiendo a tu pregunta: No, yo tampoco estoy de gira!, jeje… Pero me alegra muchísimo leer artículos como el tuyo.

    Un saludo,

    Ricardo


    • Pedro Barceló el

      Gracias Ricardo, tienes mucha razón. La música tiene algo grandioso que no se da en otras profesiones. Tiene la capacidad de emocionar y de cambiar a las personas. Si un músico tiene un instrumento y ama lo que hace la música no debería convertirse solo en un trabajo que te da de comer, cosa completamente digna. Pienso que debemos seguir intentando ser felices haciendo lo que más nos gusta y tratar de hacer felices a los demás. Como dice mi hijo,” si encima te pagan”… Mi hijo está loco por ser director de cine. Pero sea lo que sea, que ame lo que haga.


  • JOSÉ RAMÓN VIZUETE GUERRERO el

    Hola Pedro,
    Estando totalmente de acuerdo con lo que dices en el artículo, quisiera dar mi modesta opinión respecto a la situación actual de la música, que creo que es extensible al resto de las artes.
    No dudo que los músicos tengamos parte de culpa en lo que está ocurriendo. Pero no creo que tocar en bandas tributo sea una de las causas, como expone algún compañero en algún comentario. Llevo 20 años tocando la batería en distintos grupos con repertorio própio y supuestamente en épocas bollantes. En ninguno de ellos, aún teniendo apoyo de discográficas y cierta repercusión en prensa musical, he conseguido llevarme dinero a casa como músico. Todos se acababan disolviendo por los mísmos motivos, los costes de mantener una banda que intenta tocar fuera de su ciudad.
    Desde febrero estoy haciendo conciertos en una banda tributo y me llevo dinero a casa, almenos para sufragar los gastos del instrumento, e incluso comprar comida en el supermercado.Las bandas tributo hay que verlas como la evolución de las orquestas que tocan por los pueblos, llevandoles música en directo a sus habitantes, almenos una vez al año. Por lo tanto, todo mi respeto a las orquestas y bandas tributo.
    La causa de todo la veo más en el hecho de que internet ha supuesto un arma de doble filo para la música y para la cultura. La ventaja de tener una mayor difusión como artísta se ha visto sobrepasada por el hecho de que la gente, el público, ha dejado de pagar por la cultura. Lo que no se paga, no se valora. El público no entiende que tiene que pagar por algo a lo que puede acceder gratis. Aunque se han tomado medidas en la red, han llegado tarde. Lo queremos todo gratis.
    Se escucha más música que nunca, pero el público no acude a los directos. Se conforman con el Ipod. Tenemos que pensar que empieza a haber toda una generación que se ha criado con la costumbre de escuchar la música con auriculares y ya les está bien así. Se está perdiendo la cultura del directo, la poca que había, porque en España nunca ha habido una cultura musical buena.Tocar un miercoles a las 6 de la tarde es impensable. En Alemania, por ejemplo, es normal.
    Por lo tanto, creo que los esfuerzos deben encaminarse a hacer saber a las generaciones nuevas que la fruta no sale del supermercado, sino del arbol que el agricultor cultiva. Es una tarea que creo que debemos llevar a cabo los músicos, con ayuda de las instituciones que correspondan. Pero aquí es donde reside el problema. La cultura se tributa al 21% y los casinos se quieren bajar al 10%.
    De todas formas, hay que dejar de lamentarse. Hay que localizar el problema y atacarlo.

    Saludos!


    • Pedro Barceló el

      Sí tienes razón. Yo no creo que sea malo escuchar bandas de versiones. al contrario realizan una labor estupenda y es que la gente se acostumbre a escuchar buenas canciones en directo. La música no es buena solo por ser original. Y es cierto lo que dices, que en España la gente se ha acostumbrado a no pagar por la cultura. Eso no nos beneficia. Pero eso quiere decir que empezamos de nuevo, empezamos a luchar por lo que creemos y tenemos todo en contra, lo sabemos. Agradezco mucho tu comentario. Un saludo!


  • Luis Ocampo el

    Estimado Pedro, absolutamente de acuerdo en todo, personalmente soy feliz tocando en la cancha de River, como en un bar para 10 personas, dandole una clase a un chico de 8 años, como a uno avanzado, porque es el amor por el instrumento y por la música, lo q nos hace feliz, todo lo demàs llega por añadidura, que no se pierda el romanticismo de lo q nos llevó a elegir los tambores…. Gracias por estos comentarios, como también todas las enseñanzas que pusistes en tu libro (que lo tengo todo subrayado!) abrazo grande desde Merlo, San Luis, Argentina…


    • Pedro Barceló el

      Hola Luis, seguramente, en la cancha, en el bar o dando esa clase disfrutaras y harás disfrutar a los demás. No hay otro secreto. Gracias por escribir y compartir tu comentario. Un abrazo!!


  • pancho brañas el

    Hola Pedro,
    soy baterista también y no me extraña que escribas lo que escribes tocando como tocas!! Te sigo hace mucho y me encanta tu trabajo, elegante, autentico y sincero. Musicazo!!
    Y claro ahora veo lo que escribes y me cuadra todo.
    Yo hago meditación y estoy muy cerca de la espiritualidad y tu mensaje esta muy ligado a todo esto.
    Esta es la verdadera forma de ver la vida y cuando cambias la forma de ver las cosas, las cosas cambian.
    Siguiendo nuestro corazón, que es donde reside nuestra verdadera inteligencia, conseguiremos la felicidad, que no esta en nuestra mente egotica y asustada de todo.
    Hay un autor que es probablemente el maestro espiritual mas importante de esta época que te recomiendo mucho que veas ( a ti y a cualquiera) que se llama Eckhart Tolle. Hay muchos videos de el en YouTube.
    Tiene también dos libros buenísimos, El poder del ahora y Un mundo nuevo, que deberían estar el la biblioteca de todas las familias.
    Bueno Pedro, perdona el tostón , que un placer conocerte y quizás nos veamos por Madrid.
    Yo ire para alla en Octubre para intentarlo, por lo mismo que tu cuentas , quiero hacer lo que me gusta y ser valiente, porque sino ya me estoy muriendo aquí poquito a poco.
    Un abrazo
    Pancho


    • Pedro Barceló el

      Pues te animo a intentarlo sin miedo. Es verdad que la música te hace investigar dentro de ti y consigue un efecto parecido a la meditación. Es importante conocernos por dentro para poder mostrarnos. Leeré a este autor y lo buscaré. Muchas gracias y suerte!!


  • Antuan el

    Dices verdades como puños Pedro, estoy de acuerdo con tu planteamiento, hay muchas cosas sobre la felicidad que sale en los libros de Jorge Bucay, en el Camino de la Felicidad para concretar. Y no hay mayor verdad que la felicidad está dentro de cada uno, no la debemos buscar fuera sinó en nuestro interior y sobretodo no hay que dejarse llevar por el pesimismo imperante ni por la corriente que te marca el sistema. Si nos unimos somos poderosos pero el capitalismo se basa en el individualismo y la competitividad, y la música no se escapa de eso aunque cada vez somos más los que tenemos ese sentimiento de solidaridad y compañerismo, hay que dar ejemplo y seguir por ese camino que es el que nos llevará a la plenitud como persona y como músico. Cuando voy de bolo no voy a competir sinó a compartir una de las pasiones más bonitas que existen: la música, para mi todos los músicos somos hermanos y como tales nos tenemos que ayudar, aconsejar, arrimar el hombro cuando es necesario y sobretodo compartir las alegrías, y cuando lo haces esas alegrías se multiplican por mil. Gracias por tu reflexión y comparto en mi caralibro Bigg Benn, un abrazo enorme y suerte con esos proyectos! Está claro que no hay que depender de los otros para tener bolos ni para currar! Estamos aborregados y hay que cambiar esa mentalidad del asalariado esclavo de su amo feudal, revolución social, compañerismo, perderle miedo al sistema, y sobretodo luchar para cambiar las reglas del juego porqué las personas somos más importantes que el dinero :)


  • DECUBITO SUPINO el

    Hola de nuevo Pedro!

    Vaya por delante decir que ya te admiraba como músico, pero después de semejante declaración de principios construida en este artículo, me quito el sombrero ante ti como ser humano. Como persona íntegra, fiel a sí mismo, con ideas claras, creatividad, improvisación ante los cambios, bondad en el fondo y sin miedo. Es decir: “BIEN PLANTAO Y CON UN PAR!

    Hace poco llevé a un familiar mio a una sesión de acupuntura realizada por un señor de nacionalidad china que es Doctor en medicina tradicional de aquel país. En resumen nos vino a decir que cada persona para mantener la salud tiene que ser fiel a sí mismo. A su constitución, forma y principios que lo animan y que cada uno es único. Que ante todo tiene que respetarse a sí mismo y a los demás.

    Dijo también que recoges lo que siembras tanto en tí mismo como en el prójimo…….. lo que siembras en la vida.

    Dicho esto, sobran las palabras como para no darse cuenta que tú, no se si de forma consciente o intuitiva, escogiste este modo de vivir y además lo proclamas a los cuatro vientos: tanto tocando como en tus clinics como en tus escritos.

    Por todo ello, no me cabe la más mínima duda de que la vida te responderá positivamente y que, de una forma u otra, te vas a salir con la tuya. No creo que el universo quiera dejarse perder un maestro y ser humano como tú.

    Un uerte abrazo de este fiel admirador


    • Pedro Barceló el

      Gracias Salva, cada comentario tuyo sube la moral,jajaja. Es un placer compartir con vosotros. Un abrazo!


  • osteopata barcelona el

    ¿Puedes explicarnos màs sobre esto?, ha sido fantastico encontrar mas datos sobre este tema.

    Saludos


    • DECUBITO SUPINO el

      Perdona Osteópata Barcelona, no se si me estás pidiendo información a mí respecto al Doctor en Medicina tradicional china o le estás pidiendo más información a Pedro. Por favor aclaramelo.

      Saludos cordiales.


    • Pedro Barceló el

      No te preocupes, a veces entran mensajes que se repiten y no tienen tanto sentido. Las mismas palabras la mandan personas distintas,¿…?


  • José el

    Saludos Pedro.Creo que uno de los grandes problemas en España es la educación musical .En escuelas,conservatorios,colegios,televisión,radio..etc.No tenemos incorporada la música a nuestras vidas de una formal natural.No es cuestión de llevar a tu hijo al conservatorio una vez por semana,ni que vaya a una escuela a tocar un instrumento….es un tema,por supuesto,más profundo,más en general y que tendría que comenzar ya no en educación infantil sino en los padres,en su cambio de chip.Por supuesto un cambio de metodología de enseñanza en las escuelas públicas no vendría nada mal pero es que cada vez van quitando más horas a esta materia.Bueno,supongo que sería otro tema a tratar pero ,en mi opinión,uno de los orígenes de que la cosa esté tan mal en cuestión musical es este.


    • Pedro Barceló el

      Completamente de acuerdo!!


  • Josep Vinent el

    Muy bueno Pedro. Eres de esos a los que merece la pena escuchar en todos los sentidos, tanto detrás de la batería como hablando.


Escribe una respuesta a Antuan Cancelar respuesta