La verdadera crisis

supertramp


Había un disco de Supertramp de 1975 que se titulaba ” Crisis?, what Crisis?”. Siempre me gustó esa portada de un tipo debajo de una sombrilla como si estuviera en una playa de vacaciones mientras todo alrededor es un basurero. Los periódicos hablan de ladrones, de estafas, la política, el rey, los bancos…la élite de arriba que se supone nos dirijen, están en otra, en llevárselo. Todo el mundo está en crisis, los derechos que se supone teníamos se van yendo y parece que la norma, la única ley, es el “pilla bien y no mires de quién”. Pero,¿ Cuándo empezó esta crisis?, ¿desde dónde y en qué momento empezamos a sentir que algo no funcionaba?. Yo no soy experto, no sé de finanzas, no soy un pensador, sólo soy músico y batería, pero usaré el sentido común y lo que he vivido cerca de este sector al que pertenezco; el sector de la música.

Cuando empezé a hacer giras, en el 91, parecía que el mercado se movía y había productos con peso, con calidad. Yo mismo tuve la suerte de estar en alguna gira poderosa desde el punto de vista de lo artístico, me refiero a subir a tocar y dar fuerza, calentura, energía. De sonar a grupo, con arreglos, tocando entregados, vivos, con descarga desde las entrañas… Y un buen ejemplo de esto lo materializó en mi vida profesional Ketama. Fueron casi dos años de sentirnos un grupo porque en el escenario éramos una piña.. Luego llegaron otros artistas que acompañé que seguían teniendo calidad, Miguel Rios, Jorge Drexler, Pedro Guerra, Sabina,,… pero los años pasaban y el panorama músical estaba cambiando. Apareció Operación Triunfo y la industria empezó a introducir el concepto de persona del pueblo que en tres meses se hace una estrella con una música comercial que se fabrica rápido y se vende fácil. Todo esto, dirigido a un público masivo que desean ver a su ídolo y canturrear sus canciones, como cualquiera, pero con ese tufillo de vendo barato, de HM o Zara y paso de moda rápido. Han quedado figuras, que comercialmente tienen un valor pero no tienen calidad. Y vosotros diréis,¿ Qué es calidad listillo?,¿ Algo que no vende y que solo le gusta a cuatro “colgaos”?. Pues no exactamente y lo analizaré.


Cuando hicimos De aki a Ketama, Ketama quería dejar un recopilatorio de lo mejor de su carrera antes de retirarse. Y se encontraron con una oportunidad única, lo mejor de sus canciones, en directo, con una banda que ya eran grupo antes de tocar con ellos y con una total libertad para hacer lo que nos apetecía. Hicimos algo nuevo porque éramos libres para expresarnos. Ya estaba todo perdido y esa era la oportunidad de hacer el punto final sin recortes a nivel creativo. ¿ Qué ocurrió?, la compañía se encontró con un disco lleno de vida y la gente lo recibió como nuevo, como un punto de partida, no como un final.

Es sólo un ejemplo, pero casi todos los grandes éxitos, inesperados, obedecen a ese espiritu. Algo cambia y sorprende. Los grandes ejemplos que recuerdo de carreras que basan su éxito en la creatividad, Tom Waits, David Bowie, Peter Grabiel, Sting incluso, han sido artistas que no han tenido ningún problema en arriesgarse, en avanzar, en aceptar un fracaso de ventas si eso significaba evolucionar. La crisis viene cuando una compañía obliga a un artista a repetir la misma fórmula una y otra vez porque una vez funcionó, y aunque las ventas sean un éxito, musicalmente, someterse a esta maniobra supone el suicidio de sus carreras. Lo he visto en artistas que he acompañado, he visto como poco a poco la maquinaria de vender los han convertido en productos cuando eran otra cosa. Lo he visto en los conciertos, como en teatros pequeños eran más auténticos pero las grandes giras los han convertidos en muñecos de masas, perdiendo todo su encanto. He visto a un público que no era respetuoso pero que era fanático y compraba. Esa es la crisis, la falta de criterio de un público para comprar pero que en realidad viene de una falta de ideas en la música, la falta de riesgo y la falta de valor para decir no a este monstruo de hacer dinero. No se puede evolucionar si no entras en conflicto contigo mismo y si no arriesgas y buscas otros caminos como artista. No se puede hacer la misma canción 30 años y pretender ser feliz como compositor, productor o cantante, aunque tu cuenta bancaria esté a rebosar de dinero. Si no hay riesgo no se puede avanzar.

Y esa crisis obedece al error de catalogarlo todo desde las ventas, sólo vale lo que vende y lo que no vende no vale. Eso nos ha llevado a oír la peor música de todas las épocas o la peor época de las grandes figuras. Y todo por dejarse llevar y no nadar contra corriente en un mercado al que solo le interesa vender…

¿Crisis?, what crisis?, de Supertramp, es la imagen de esta sociedad, de este mercado basura. Lo poco que no es gris, que tiene color es música hecha fuera de este mercado, o al menos desde otra perspectiva, música y proyectos que no tienen las ventas como objetivo. Y no me refiero a la música “indie”… me refiero a una música sin etiquetas, música hecha por músicos libres.

La música que viene…

 

Compartir: facebooktwittergoogle plus
pinterest


3 Respuestas

Escribe un comentario


  • Pantalla gigante el

    La verdadera crisis | Sitio oficial de Pedro Barceló Gracias por compartir con todos nosotros toda esta practica información. Con estos granitos de arena hacemos màs grande la montaña Internet. Enhorabuena por este blog.


    • Pedro Barceló el

      Gracias a ti por visitarnos…Un saludo!!


  • corte con laser el

    La verdadera crisis | Sitio oficial de Pedro Barceló , es interesante, desde que os recibo no puedo parar de mirar todas vuestras sugerencias y me alegra cuando recibo uno más, sois lo mejor en español, me encata vuestra presentación y el curre que hay detrás. Un beso y abrazo,GRACIAS POR VUESTRO TRABAJO, nos alegrais la vida.


Escribe una respuesta a Pantalla gigante Cancelar respuesta