HASTA LOS OVARIOS

patricia-arquette-oscars-2015-5

HASTA LOS OVARIOS

Hacía mucho tiempo que no escribía en mi blog.
De hecho, aunque es una buena manera de ascender en el famoso SEO, sólo escribo cuando algo me mueve a hacerlo.
Siempre me ha interesado la moda. Como se puede ver en mi currículum, estudié diseño.
Gracias a grandes profesores como mis admirados Manuel Marin, que me enseñó “HISTORIA DEL TRAJE” o Pedro Mansilla, que fue mi profesor de “SOCIOLOGÍA DE LA MODA”, aprendí que ésta, es otro reflejo más de la sociedad.
Que la moda es algo mucho más complejo que lo que a simple vista pueda parecer. Que es algo sintomático, que obedece a corrientes que tienen que ver con lo económico, lo político, lo religioso, lo moral, lo artístico y lo social.
Y todo eso es lo que a mí, personalmente, más me interesaba.
La industrialización de la misma le ha restado interés, en mi opinión, pero quizás esa característica es precisamente la identidad de nuestro tiempo. El consumo desmedido como única finalidad. ¿O hay algo más?
De un tiempo a esta parte, la industria de la moda, ha ido sirviéndose cada vez más de caras populares para conseguir una visibilización mayor de su mercancía.
Todos hemos oído acerca de los millonarios contratos que obtienen las estrellas de Hollywood, con prestigiosas firmas.
Hasta ahí todo normal. Tu me beneficias y yo te beneficio a ti.
Últimamente, este toma y daca se ha ampliado a la cesión de vestidos y demás complementos, a cambio de que la estrella se muestre con ello en un photocall. No lo critico, es un intercambio justo.
Pero gracias a este sistema “photocolario” aparecen multitud de medios con muchas páginas que rellenar, y una nueva figura: los bloggers.
Lo cierto es que hay de todo en esta nueva fauna. Supongo que algunos,al igual que yo, estudiaron moda, habrá otros que periodismo y luego están los que se dedican a juzgar y opinar sin ningún respeto y llegando en ocasiones, casi al insulto.
No tengo nada en contra de que la gente se exprese libremente pero sí creo, que ridiculizar a una persona y faltarle al respeto no es admisible en ningún caso.
Véase en prensa, titulares del tipo : “Las peores vestidas” “¡¡Así no!!” “ Los horrores de los Oscar” Y un sin fin más. Ni que decir que los titulares y posteriores comentarios, sólo hacen referencia a las mujeres.

Recientemente una revista de moda internacional a la que yo seguía, hasta que ocurrió este hecho, hizo un comentario estúpido acerca del “estilo” que, en su juicio, debía tener la compañera del nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras.
Esta mujer se llama Betty Batziana, es doctora en ingeniería eléctrica e informática, comunista y además madre de dos hijos. La situación económica y social en su país, como todos sabemos, es dramática en estos momentos.
Según esta revista, Betty tendría que vestir trajes valorados en varios miles de euros. Por supuesto el hecho de que sea una mujer inteligente, preparada, madre y además idealista y luchadora, es irrelevante.
En estos días en la gran factoría del cine, aprovechando la repercusión de premios como los Golden Globes, los Oscar ,etc, varias actrices han puesto de manifiesto su discrepancia, acerca del trato que reciben en las alfombras rojas.
A diferencia de sus colegas masculinos, a las actrices se les formulan preguntas que suelen tener más que ver con su aspecto físico, que con su trabajo ( que es la razón por la que están en esa alfombra roja, puesto que no son modelos sino actrices).
Así que, algunas como Reese Witherspoon, mi más que admirada Cate Blanchett, Emma Stone, y una lista en aumento, han evidenciado esta discriminación en una campaña con el hashtag #AskHerMore.
El asunto no queda sólo ahí. También ha tenido mucha repercusión, hace poco, una fotografía en la que Uma Thurman, aparecía con aspecto diferente.
La prensa, contagiada de las redes sociales, se hizo eco de la supuesta cirugía a la que se habría sometido la actriz. La cirugía resultó ser maquillaje.
Para entonces, las redes estaban invadidas de chistes criticando y juzgando su aspecto y ¡Cómo no! con una buena dosis de faltas de respeto.
Creo que, tal y como me enseñaron en la escuela de diseño, la industria de la estética y de la moda , efectivamente, siguen siendo un fiel reflejo de lo que ocurre a nuestro alrededor.
Deberíamos preguntarnos cuál es el estereotipo actual realmente,cuál es la imagen de la mujer que se está promoviendo desde los medios.Medios que consumimos en gran medida las propias mujeres.
¿Por qué Patricia Arquette utilizó la difusión que le brindaba su merecido premio, para reivindicar algo tan legítimo como la igualdad entre hombres y mujeres? Algo que debería estar más que conseguido si ésta fuera, de verdad, una sociedad evolucionada.
¿Por qué muchas mujeres jóvenes creen que ya no son necesarias estas reivindicaciones?
Estamos viviendo unos tiempos difíciles, no solamente en este país, en el mundo entero.
Todo el sistema se tambalea y realmente creo que necesitamos un cambio.
Necesitamos una revisión de nuestros valores.
No podemos ignorar que vivimos aún en un androcentrismo.
Las mujeres tenemos otra visión de como deberían ser las cosas. Y sin esa visión, sin esa feminización de la sociedad, nunca llegará ese cambio.

Share : facebooktwittergoogle plus
pinterest