SI TODOS PERDEMOS ¿ A que estamos jugando?

Hace dos meses que voy al gimnasio a diario. En frente se encuentra un edificio de oficinas de una conocida empresa de telecomunicaciones.
Llama mucho la atención que, a cualquier hora, hay varios grupos de empleados fumando en la puerta o tomando plácidamente café en el bar de al lado.
Doy fe de que muchos de ellos pasan más tiempo en la calle que en el interior del edificio. Paso por allí varias veces al día a parte de ir al gimnasio, y veo a algunas de estas personas, fumando sin parar, a diferentes horas del día.
Tengo que reconocer que, en muchas ocasiones, me he descubierto pensando: Si fueran mis empleados, hace tiempo que estarían despedidos.
Ayer, a través de Twitter, pude ver el vídeo, censurado en la web de TED, en el que el magnate Nick Hanauer asegura que los ricos no crean empleo. Según él, es el consumidor de clase media y trabajadora el que lo hace, gracias a su demanda en el consumo.
Os preguntareis ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra?
Nada y todo.
Parafraseando a mi señora madre, diré que soy una mujer espiritual pero no religiosa, aunque hay  enseñanzas del cristianismo que me parecen muy lúcidas y, en este caso, se puede decir que “clavan” la condición del ser humano.
Me refiero a los pecados capitales. Esos a los que no hay que dejar que tomen alas porque acaban con uno mismo y con el prójimo.
Vivimos en un momento en que se ha dejado que la avaricia gobierne sin límites. Hasta el extremo que está aniquilando todo el sistema.
Hubo un tiempo en el que el capitalismo estaba controlado por los gobiernos.
En el que las empresas estaban controladas por sus fundadores y en el que los empleados eran parte valiosa y reconocida de esas empresas. Existía por ejemplo, la idea del reparto de beneficios anuales, la promoción si el empleado era eficiente, etc… Esto daba como fruto que los trabajadores se sintieran valorados, parte de un equipo, y aquí es donde vuelvo al tema de los fumadores que se reúnen frente al gimnasio.
La gente trabaja por un sueldo, con perdón, de mierda. Con unas condiciones laborales cada vez mas leoninas y en puestos de trabajo muy inferiores a lo que deberían según sus currículums.

¿Cuál es su manera de revelarse? ¿Quizás salir a fumar?
Fumen o tomen café, la manera es NO hacer bien su trabajo.
Los empresarios que tienen o financian ideas, que fabrican productos para que otras personas los consuman, necesitan que haya consumidores. Y aquí vuelvo al tema del discurso de Nick Hanauer
Empobreciendo a las clases media y trabajadora, no se crean consumidores. Por lo tanto tampoco hay beneficios para los empresarios.
Entonces, ¿Quién sale ganando en esta crisis?
Los que no saben crear nada, los que no saben fabricar nada, los que no viven en el mundo real ni se comunican con la gente real.
Los que juegan con los productos de otros, con las empresas de otros, con las vidas de otros: LOS ESPECULADORES
Son los parásitos del sistema y están acabando con él porque les hemos dejado libertad para desarrollar su ilimitada avaricia.
Creo que tanto empresarios como trabajadores tienen que recuperar su dignidad y sus valores y la ideología que domina en estos momentos el mundo, no tiene pinta de ser el camino para lograrlo.
Todos necesitamos de todos y todos somos importantes, ocupemos el lugar que ocupemos en la sociedad.
Siempre que no nos dediquemos a esclavizar a los demás para aprovecharnos de su esfuerzo y su talento.

Share : facebooktwittergoogle plus
pinterest


4 Responses

Leave us a comment


  • xabi on

    no puedo añadir nada más. Estoy completamente de acuerdo con todo lo que has escrito, laura.


    • Laura Pamplona on

      Muchas gracias por tus palabras Xabi. Saludos!


  • María on

    Que razón en todo el post . Te lo acabo de poner en twitter que esta frase me ha gustado ( además de el post ) Todos necesitamos de todos y todos somos importantes, ocupemos el lugar que ocupemos en la sociedad.


    • Laura Pamplona on

      Muchas gracias María por tus palabras y por tu retweet. Saludos


Leave a Comment